Publicado en Golaverage.com >>

El Gijón Jovellanos llevó a sus aficionados de la esperanza a la frustración con Zarautz. Trece minutos sin marcar en la 2ª parte lo condenaron a la derrota

Manuel Menéndez 17/12/2016 • 21:00

Probablemente el Gijón Jovellanos haya gastado esta jornada, última de la primera vuelta, y ante balonmano Zarautz, quien marca los puestos de la salvación; una de las pocas balas que le quedan en su lucha por mantener la categoría. Una vez más el equipo de Sergio Cotelo pasó de la posibilidad de ganar su segundo partido, a la frustración por no poder conseguirlo, lo que, sin duda, tiene que dejar muy tocada a la escuadra rojilla

Un primer tiempo sin demasiada historia, con un Amenábar Zarautz, con defensas 6-0 y 5-1 alternantes, dominando en el marcador hasta llegar a tener una ventaja de cuatro goles (6-10), superados los dieciséis minutos de la primera parte,. Un periodo, sin embargo, en el que Gijón Jovellanos, tirando con lo que tiene, no le perdió la cara al partido. Jóvenes como Jose Luis Cardín, quien más tiempo estuvo bajo palos, y Diego Cruz, en el eje de la defensa; gozaron de muchos minutos en el encuentro. Un Gijón Jovellanos que desaprovechó, en este primer periodo, los dos lanzamientos desde los siete metros que hubo en todo el encuentro – Conlledo y Jesús de la Puente- que de anotarlos, probablemente, le hubieran permitido llegar, al descanso, por delante en el marcador. Primer tiempo al que se llegó con mínima ventaja visitante, 11-12, con todo por decidir para el segundo periodo.

Una segunda parte que empezó bien el conjunto gijonés, Hugo de la Puente abría el marcador para el 12-12, igualada que volvían a lograr los asturianos a los cuarenta y tres minutos de partido, 15-15, coincidiendo con la exclusión de Ortega y parcial 2-0 de los hombres de Cotelo. Sin duda eran los mejores minutos del cuadro local, lástima no consiguieran parar a Amilibia pues él y sólo él conseguía anotar por el cuadro guipuzcoano, manteniendo así a su equipo en el partido.

Gijón Jovellanos  19

Amenabar Zarautz  21

Gijón Jovellanos: Castelao (p); Rionda (4), Hugo de la Puente (1), Conlledo (4), Ortega (1), Pablo Fernández (2), Iván Álvarez (6) -siete inicial- Cardín (p.s.), Javi Sainz (4) Cruz, Jesús de la Puente, Cortina y David Plaza (1)
Amenabar Zarautz: Berridi (p), Ander Atorrasagasti (2), Mikel Martínez, Balenciaga (5), Etxaniz (1), Olaizola (5), Amilibia (8) -siete inicial – Ostolaza (p.s), Bravo, Goenaga y Josu Atorrasagasti.

Marcador (cada cinco minutos):
3-4; 5-7; 6-9; 7-10; 10-11; 11-12 -descanso- 14-14; 13-15; 15-16; 18-16; 18-19; 19-21

Árbitros: Rodríguez Estevez y Rosendo López (Colegio ). Excluyeron por el Gijón Jovellanos a David Ortega y Pablo Fernández  y por Amenabar Zarautz a Ander Atorrasagasti en dos ocasiones

Incidencias: Encuentro correspondiente a la décimo quinta jornada de División de Honor Plata disputado en el palacio de los deportes de La Guía.  Se guardó un minuto de silencio en memoria de Jose Antonio Roncero, quien lo fue todo en el balonmano gijonés y asturiano

Hasta el minuto veintidós del segundo periodo, en que Balenciaga anotó para Zarautz, los cuatro tantos visitantes fueron conseguidos por Amilibia, máximo anotador del encuentro, y autor de cinco de los ocho goles marcados por Amenábar en la segunda parte.

“A los rojillos se les encogió el brazo, se les nublaron las ideas a la hora de atacar… y estuvieron la friolera de trece minutos – el gol de Conlledo cuando todo estaba decidido fue anecdótico – sin anotar, lo que permitió a Amenábar superar y ganar un partido que se les había puesto cuesta arriba”

Superados los cuarenta y seis minutos de partido un gol de Iván Álvarez servía para poner, por primera vez, a los locales por delante, 17-16, y hacer creer a la afición local que la victoria era posible. Ventaja que, con el gol de Javi Sainz, se incrementaba a dos tantos. Ese par de goles de renta junto a la segunda exclusión de Ánder, hacía pensar en la posibilidad de ganar como algo factible. Lo pensaba la grada, lo buscaba el equipo; pero entonces, cuando todo parecía favorable; la juventud, la situación clasificatoria, la falta de temple… hizo aparecer el fantasma del miedo.

A los rojillos se les encogió el brazo, se les nublaron las ideas a la hora de atacar… y estuvieron la friolera de trece minutos – el gol de Conlledo cuando todo estaba decidido fue anecdótico – sin anotar, lo que permitió a Amenábar superar y ganar un partido que se les había puesto cuesta arriba.

Queda toda una segunda vuelta en que más desgracias al Gijón Jovellanos ya no pueden ocurrirle, de todas formas, a nadie se le escapa que la situación del conjunto es harto difícil y complicada.